Esta noche te quiero escribir..

Esta noche quiero escribirte cosas que talvez las callo cuando no estoy y que tan fácil se me hace pensarlas, más fácil aún sentirlas.

Porque cuando no estoy también las pienso y sin embargo callo… Me convierto en nada, me convierto en hielo y tal vez no lo notes, pero no soy yo la que habla. Esa que habla, habla en lenguas algo perdidas, en lenguas que son trilladas. Esta noche quiero decirte que me encantas, levantar la memoria que yace en el suelo dormida y que a viva voz despierta en cada madrugada. Cuando la luna se impone posando sobre mis pestañas, que a veces no se agachan por querer revivir en tú voz a veces cansada. Si, revivir, revivirte en mis memorias para poder decirte que eres tú la niña de mis ojos. La niña que duerme en tus formas tan mundanas, la que revive en tus sonrisas y en tus carcajadas. La que juega a que me quiere de manera alocada y otras veces así pausada.

Esta noche queiro decirte que te contemplo aún en la distancia y que me gustan tus ojos que contienen la mirada. Que a veces quiero regalarte flores y otras veces serenatas. Que admiro tus manos cuando me tocan sosegadas, algunas veces más suaves y otras algo atolondradas. Que me gusta tu cabello ya sea al viento o cuando lo amarras. Que te quiero de muchas formas y en las formas que no te dicen nada, yo me acurruco para anidarte en mi memoria que está ya cansada, cansada de llamarte en mis lunas que me exaltan, que me golpean despacio, susurrando que me amas.

Llevo varias noches concebiendo estas letras, descifrando a nuestras almas endanzadas. Sin poder lanzarme a tu cuello y contarte mis memorias, de lo que significas en mis noches y en algunas madrugadas. Estudiándote entera de los pies a la cabeza y no sólo el cuerpo, también tú belleza.. Esa que te sale del alma cuando hablas en esencia.. Esa que anida en mi alma cuando no estoy dormida, pero tampoco despierta.

Con ternura para ti.

El ruido y el silencio

Necesitamos el ruido para vivir y sentirnos seguros. El ruido puede salvarnos pero no despertarnos, enamorarnos pero no enseñarnos a amar. El ruido te puede hacer famoso, pero con el mismo ruido te puedes hacer esclavo de tu fama. El ruido te distrae. Ya lo dijo Facundo Cabral, “No estás deprimido, estás distraido”. En el ruido permaneces protegido y engañado. Te gusta el ruido porque temes escuchar a tú alma, a tus células y a tus demonios.

Cuando logras escuchar a tú alma consigues parar y el ruido exige movimiento, cuando escuchas a tus células, empiezas a entrar en contacto con lo opuesto a la vida.. Porque en el ruido le cantas a tus células y te pones una venda en los ojos que te hacen creer que eres inmortal.

Las células son igual a la tierra, necesitan historia pero también dolor, porque la historia trae consigo el daño. Cuando te alimentas de ruido sólo escuchas lo que todos desean escuchar, una falsa información. Nuestras células no son inmunes a la historia que cargamos, están deprimidas y están distraídas.. esperando que tengamos un acto de amor hacia ellas. Pero en el ruido esto es imposible, cada uno se mata como quiere.

Cuando escuchas a tus demonios prefieres entretenerlos con ruido. Te envuelves en pieles y dices falsos te amo. Cuando escuchas a tus demonios te das cuenta que eres mala persona y no sólo el buen ser humano que el ruido te hace creer que eres. Te descubres equivocado en tu proceder, te descubres egoísta, te descubres pretencioso, te descubres siendo a veces un mal hijo y otras un mal padre, te descubres infeliz y te descubres sediento, si no fuera por nuestros demonios no podríamos sobrevivir, no podríamos avanzar.

Los demonios vienen y se sientan con nosotros una mañana cualquiera mientras tomamos el café, mientras nos trasnochamos intentando dormir, cuando despiertas las 3 de la mañana, cuando te tumbas en el sofá a hacer una pequeña siesta, mientras te duchas y miras hacia arriba dejando caer el agua en tu rostro.Tus demonios te sacuden queriendo salir, queriendo que los ames, pero sólo debes contemplarlos y no permitir que te asusten. Jamás debes enamorarte de tus demonios.

Pará quienes no soportamos el ruido, disfrutar del silencio es como tener un orgasmo. De repente sientes tus dedos de los pies estirarse y los sientes flotando, tu pelvis elevarse como si de un exorcismo se tratara.

No amas en el ruido, amas en el silencio. Para estar en silencio no necesitas callarte, necesitas escucharte.

Amor en cuarentena

Me despedí aquella noche sin saber lo que vendría… 

Dedicado a todos, en el día no sé cuanto de la cuarentena en Ecuador. 

Repasaba su mirada, sus ojos quietos y sus manos tibias susurrando en mi cintura, su aliento de memoria que recordaban mis labios.

Aquella noche le pedí que viniera a verme, como quien se antoja de un helado en pleno verano o un café en la oficina. Estacionó su auto en la vereda y salí para recibirla. Me puse linda para mi pero también para ella, Ja ja ja. 

Laura era…., digo era porque era en otra vida que yo la amaba. Quizás aún la amo y quizás ella me ama aún también. Me abrazó para callar mis miedos y me abrazó para acariciar el alma. Ella sabía abrazar, digamos que sabía abrazar más que hablar.

Esa noche no quería escucharla y si hubiese sabido que pasaría tanto tiempo sin verla.. aquella noche me habría dado a ella como sólo yo sabía hacerlo y hubiese dejado que me tome a mi, como sólo ella lo sabía hacer. Nuestra danza era mágica y la del alma también. A veces no lo parecía, a veces yo la odiaba a ella y ella también a mi. 

Cuando un amor va a cuarentena, te obliga a sostener el tiempo y el espacio, la distancia y el silencio. Te obliga a quedarte en casa más contigo que sin ti. Porque cuando parece que te rindes, llegan sus perfumes ya un poco desvanecidos a recordarte que has querido y te alienta pensar que ella a ti también. 

Si yo hubiese sabido que no volvería a verla, la habría tomado entre mis brazos con la suavidad y firmeza que se sostiene la flor, pero las flores tenemos espinas y con ellas se puede sangrar.

Entonces violaría su mirada hasta que me viese sólo a mi. Habría apretado mil veces su cintura y esas mil veces ella habría de gemir… Porque ella no se contenía y porque yo no sabía fingir.

Habría inventado un jardín en mi suelo para invitarla a compartir y tomaríamos vino para empezar a prevenir… de lo que allí se liaría sin que pudiese resistir, a cada caricia de mis manos que sus formas puedan recibir.

Laura, perdona mi retraso… pero ya lo tengo claro. Que nadie es dueño del mañana y que es en ese momento donde hay que elegir.  

Después de haberte escudriñando la piel con sabor a mi, yo me habría sentado encima tuyo a cabalgar en tu jardín y frente a frente te habría mirado para decir lo que ahora no sé decir, porque en nuestra cuarentena tampoco se puede salir y así como la gente no sale hay cosas que tampoco se deben decir.  

Laura, sabes bien yo amaba tu cuerpo y no sólo a ti. Que el amor en cuarentena te obliga a elegir… entre lo bueno y lo malo, para poder seguir. Perdí la cuenta en mi cabeza, de cuantas veces te hice venir y que de tanto imaginarlo, tengo ese sabor de ti.

Después de amarte con mi boca, te habría recostado allí.. Justamente entre mis brazos para empezar a reír, con todas esas cosas que hablábamos aunque la prisa te hacía huir.

Tú eres luz y eres sombra… Cómo todos por aquí, la gente temiemdo al contagio y yo temiéndote a ti… Si te habría hecho mía aquella noche quizás esto no sería así. Porque un amor en cuarentena es difícil digerir. Si te quedas en casa todo irá bien….pero con el amor en cuarentena no funciona así. Acá debes salir de casa, pero la casa somos nosotros mismos saliendo de nuestros caparazones limitantes. 

 

 

 

 

Soy

soy

Soy Vida                Soy Alma                   Soy Verso                    Soy Diamante

Soy Amor              Soy Inspiración       Soy Poema                   Soy Rosa

Soy Beso                Soy Belleza               Soy Mirada                   Soy Perla

Soy Deseo              Soy Locura                Soy Llanto                    Soy Valor

Soy Hija                  Soy Fuerza                Soy Sonrisa                  Soy Amada

Soy Suficiente      Soy Fragilidad           Soy Poder                    Soy Capaz

Soy Infinita           Soy Sueño                   Soy Instinto                Soy Libre

Soy Misteriosa      Soy Luchadora          Soy Divertida              Soy Única

Soy Valentía          Soy Protección          Soy Amable                 Soy Batallas

Soy Cuerpo            Soy Mía                      Soy Trabajadora         Soy Todo…

Soy Mujer.

Crónicas de un beso

 

Y entonces me besó…
beso

 

Fijó sus ojos en mis labios intentando hipnotizarlos,

sentí el deseo en carne viva dilatando mis espacios.

La distancia era tan corta entre sus labios y los míos,

que a cada aliento suyo yo le hacía el amor con el mío.

Me miró a los ojos como imanes que a las carnes atraían,

respiraba en mis mejillas susurrando enmudecida…

No te marches todavía, quiero besarte amada mía!.

Violé su boca con mis dedos sintiendo el roce humedecido

hurgando en su garganta con la sal de mis tejidos,

sentí sus dientes de caníbal que cortaban cual cuchillos.

Lamí mis dedos con lujuria saboreando sus fluidos,

la tomé por la cintura aprisionando sus quejidos

y desnundando su mirada que gritaban amor mío!

Cerré mis ojos color noche……..

y entonces me besó.

 

 

 

Celebro tu vida

evedos

Por la mirada,

la mano amiga

y el cobijo rodeando mis hombros.

Por el silencio comprendido,

la palabra en melodía de aliento

y la complicidad transformada en secreto.

Por la pauta en esperanza,

la tristeza vuelta empatía,

la amistad y la sonrisa.

Por el postre que endulza la boca,

y por la boca que esquiva se plasma en un beso.

El beso suave que socava el ser,

por el futuro que promete, y el techo que 

refugia.

Por el color de la noche que envuelve tú pelo,

Por la inocencia que cautiva al amar lo que amo.

Por compartir la mesa y el café de atardeceres,

por tus oídos que capturan y por tu alma que es tan blanca,

por la fuerza que levanta y el miedo que acaricias.

Por la palabra que aterriza,

por tu piel que me conmueve y tus pechos que me arrullan.

por tus dedos que me trazan,

por tus muslos que se abren y tú gloria que me eleva.

Por la esencia que rescatas y el baile que se danza,

por la risa que regalas y la feminidad que entregas.

Por el tiempo que no engaña y la verdad que se revela.

Te celebro la vida……….Te celebro la vida

M.

Los infortunios de la virtud

los infortunios de la virtud

{Si cumplo con mi deber, sólo me es lícito esperar sufrimiento y dolor. Porque no hay felicidad sin violación, sin ruptura de los límites que impone la represión del deseo}. Y, parece deducir Sade, si el comportamiento sexual humano es el más salvaje y primitivo, debe estar sazonado por la crueldad que caracteriza a las ansias primarias de dominación y sujeción, de dominio y esclavitud.

Marqués de Sade.

La historia de un sueño (parte 4)

“Contigo no quiero París, ni Santiago, ni Roma. Contigo prefiero quedarme en casa, tomarte de las manos y guiarte a donde jamás has viajado; ida sin retorno, amor con insomnio, cafés de madrugada y sexo por placer. Contigo hasta enloquecer…”         

Malaci (Cafeína para dos)

piercing dos

 

01:30 am

– Porqué la dejè en aquel lugar, cuando lo que quería era tenerla cerca?. Qué cobarde soy!

-en realidad, Elline caminò sola hasta el hotel donde se hospedaba y en el trayecto soñó despierta aquel encuentro….el encuentro que tanto deseò, sòlo había sido producto de su imaginación.-

-Elline entrò al hotel, se acercó a la recepción y solicitò amablemente su llave.-

-Desea usted algo màs?

-No, muchas gracias.

Elline se dirigió a su habitación dando la espalda al recepcionista…el cual quedò fascinado con el baile sensual que entonaban sus firmes y suaves nalgas. Una vez dentro de la habitación, se desnudò frente al espejo y con una mirada ausente empezó a recorrer su cuerpo, de arriba hacia abajo y de un momento a otro la imagen de Aina se instalò en su cabeza cual fantasma que la esclavizaba, robando todo de ella sin tan siquiera dejar una neurona sobria. Elline se dirigió a su balcón, hacía mucho tiempo que la luna no se dejaba ver.

 

-el teléfono sonó…..-

– Rinnnnnnnnnnggggggg

-Mi negra!

-¿Qué ha pasado?

-¿Porqué te has ido y me has dejado tirado?

-¿Dónde estás? -¿Estás bien?

-Si, estoy bien. Escucha Àlavaro, voy a dormir…mañana hablamos, si?.

-Vale, vale. Pues por aquí hay una rubia preguntando por tì… muy buena la tía. Es sueca, y tiene unas tetas que dan ganas de volver a nacer. Negra, la conoces?.

-Eh? No, no la conozco….no sé quien es, y qué vas a hacer?

-Yo? Nada mi negra, ya sabes que no me hace falta hacer nada!.

-Elline piensa-:

-Este se cree un adonis, hay que bajarle los humos a como de lugar… JA JA  te vas a llevar una sorpresa mi querido amigo!

-Negra, estás ahí?.

-Si hombre! pues suerte, hablamos otro día.

-Negra, espera!

………………………………………………………….

 

Aina, no me has dicho tù nombre, y no sé si me importa o no me importa, porque sè que ERES. Quisiera confesarte y advertirte: no sabes muy bien quien te desea.  Me miras como si me conocieses de otras vidas, de otros tiempos, pero no me conoces. Quieres algo de mi?. Qué puede darte esta esperadora de la nada, que va a ninguna parte cada noche; que no tiene màs que el diálogo callado de las sombras?
Aina, quiero adherirme a ti, a esta extraña manera que tienes de acercarte. Tal vez estás màs perdida que yo, no lo sè. Aveces lo pareces. Quizá puedas salvarme, quizá pueda salvarte. Salvarnos de la vida y de la muerte. Y crear otro mundo. Quisiera pronunciar una sola palabra, la palabra que ni tù ni yo sabemos pronunciar: ayúdame!.

Amanecer…….

-Rayos, me quedè dormida!.

-Elline sabía que Aina se hospedaba en el mismo hotel, sentía curiosidad por saber dónde había pasado la noche, o si había resultado otra presa màs para su charlatán amigo.-

-se metió en la bañera  y enjabonò su cuerpo con el jabón artesanal que elaboraba su madre en la Habana, su madre. Asì llamaba a aquella morenita con mirada cansada, sonrisa tierna, manos suaves, con historias y una vida bien vivida. Se enjabonaba con jabón de café recién molido y de azúcar. La receta también llevaba aceites finos para nutrir la piel, especias y aceite esencial de pomelo. Era un exfoliante muy tonificante, que dejaba la piel muy lisa. Su piel era suave, el aroma que invitaba a bebérsela, a catarla, disfrutarla y deleitarse embriagaban los sentidos. El jabón paseaba por su cuerpo cual lengua húmeda hurgando en sus pezones, bajaba por su vientre y rodeaba sus caderas, frotando suavemente sus hermosas asentaderas, regresando a su vientre para deslizarse por sus muslos, adentrándose en el néctar de la vida. Como una alta dosis de cafeìna, habitaba en los paladares de quienes la habìan probado, enviciàndolos y llevándolos a vivir la màs eròtica experiencia jamàs contada-

jabòn casero

-Elline estaba decidida, harìa realidad su deseo. Nada ni nadie lo impediría, juntas conocerían el mismísimo infierno, pero también el paraíso.-

-llevaba un short ajustado de jeans muy corto, donde se apreciaban sus esculturales piernas, una camisetilla transparente que dejaba sus esbeltos hombros al descubierto, una coleta de caballo, unas gafas de aviador color negras, y un ligero brillo en sus labios.-

-Buenos días señorita Elline. Dígame, qué le sirvo-?

-Un cortado por favor….disculpe, cuál es su nombre?

-Me llamo Juan señorita, va a pedir usted alguna otra cosa? Quizá algún jugo de frutas? o nuestra ensalada de frutas que està muy buena-!

-Voy a probar la ensalada, y no olvide el cortado.

-Enseguida señorita.

-Juan!…….

-lo olvidaba, un vaso de agua por favor.

-Con mucho gusto señorita.

-hacia una mañana magnífica! Era casi medio dìa, el sol la saludaba y susurraba:

-Bienvenida a la vida-! resaltando su hermosa y exótica piel. Los niños perseguían sus cometas, los bañistas se embadurnaban de bronceador, los pescadores recogían sus redes, los amantes se morboseaban bajo el agua mientras fingían esperar las olas. Una pareja de ancianos daban un paseo tomados de la mano, los extranjeros leían, las chicas hacían toples, los bohemios dormían. ~Por suerte no estaba Álvaro~….., no tenía ganas de verlo. Algo había cambiado en ella con respecto a la amistad que profesaban.

-mientras Elline contemplaba la playa y recordaba la fantasía que había tenido con Aina, mirò el reloj que colgaba en la barra de la terraza, se volvía a preguntar. Dónde estarìa su enigmática nórdica? De repente escuchò la voz de Juan decir:

-Señorita Aina, buenos días. Hace un día espectacular, cómo amaneció hoy.?

-Elline se paralizó, el corazón se le salia y galopaba.-

-Lo cotidiano me marchita. Aquí el resto del mundo se hace ínfimo y me convierto en la soberana de mis sueños.

-Juan estaba embobado deleitándose con el acento sueco de Aina, y mientras ella se hacia entender ordenando su desayuno…, la mulata se bebía de un sorbo su cortado, quemando sus entrañas, y desde luego también su lengua-!

-su perfume suave aleteaba en el aire, un vago aroma de deseos sin resolver. Transcurrían los minutos y Elline observaba como Aina cerraba sus ojos para oler la brisa marina que se esparcía por la terraza, moviendo su cabellera rubia, y acariciando su rostro de porcelana.-

-Oh Dios! es como yo, también le gusta oler las cosas.

“Siento, luego existo. Existo, luego siento.”

-hacia ya treinta años desde que su padre, la llevó a Cuba cuando apenas tenia cinco meses de nacida. Elline fue el resultado de un amor prohibido. Su madre piel de cacao, olor a incienso y ojos de color noche había muerto en una mesa de parto del hospital donde trabajaba como enfermera, todo a su alrededor se estremecía, era el apocalipsis, y Antony agarraba con fuerzas la mano de su amada Daniela la cual moría en cada pujón regalando vida a la pequeña Elline, profesando dolor, dolor de la vida. Elline, nombre con el cual la bautizó su padre que, tras el escándalo que  provocó su relación clandestina con Daniela, decidió marcharse abandonando a su esposa, una mujer citadina obsesionada por darle un hijo primero a su esposo, la cual al ver el fruto de lo prohibido llegar a casa, no pudo olvidar la traición de Antony y odió a la pequeña desde el primer momento.-

-por las mañanas Antony y Daniela solìan escapar a los campos verdes. Se contemplaban y estudiaban sus cuerpos. Se añoraban y extrañaban aún estando juntos. Se recostaban bajo la sombra de los árboles mientras Antony  le contaba historias citadinas del emblemático Manhattan. Antony era elegante, vestía siempre de traje, alto y con manos cuidadas, usaba pañuelos y zapatos lustrados. Era caballeroso y muy fino. Fue obligado a casarse con su esposa por cuestión de patrimonios familiares pero no la amaba y cuando conoció a Daniela la quiso desde el primer instante en que sus miradas se cruzaron. Hacían el amor siempre que se veían. Antony acariciaba sus pezones con sus suaves manos y a Daniela le gustaba.-

-Antony se estableció en la Habana-Cuba en el año 1982 el exilio cubano atravesaba por momentos difíciles, era un ambiente caldeado y se hablaba mal de los cubanos. Algunos medios de prensa destacaban crímenes cometidos por unos pocos delincuentes llegados por el puente marítimo de Mariel en 1980 para hablar mal de todos los cubanos.-

-había un americano en particular que tenía un programa importante en una estación de noticias locales en inglés y todas las noche hablaba mal de los cubanos. El no distinguía entre los que cometían fechorías y los que trabajaban duro para mejorar el futuro de sus familias y de la comunidad. Además le molestaba el éxito que ya tenían los exiliados que mayor tiempo tenían en la comunidad. Le molestaba que quisieran hablar en español, mantener costumbres y que no estuviesen desesperados por integrarse a esa gran nación.-

-era un ambiente caldeado. Habían quienes se quejaban que los cubanos tenían entrada fácil a Estados Unidos mientras los haitianos eran encarcelados en el centro de detenciones de Krome hasta que inmigración decidiese su futuro.-

-Antony invirtió en el negocio, el negocio que junto a su amada Daniela, soñaba cada noche mientras se envolvían de deseo y se cansaban los cuerpos. Ahí en una sencilla cama de sábanas blancas, parloteaban por horas, reían mientras Daniela contaba innumerables historias de su país. Antony acariciaba sus pies delgados y suaves, provocando carcajadas en la enfermera.-

-el negocio se puso en marcha, un negocio de jabones de café y mientras la pequeña Elline lloraba en brazos de su nana pidiendo a gritos el calor maternal que no tenía…. Antony desesperaba, tenía miedo del futuro que le esperaba a su retoño. No quería que su pequeña creciese sin tener a su lado una figura materna que le entregara un amor incondicional, que la ayudara en su metamorfosis, su hermosa etapa adolescente donde sin duda se apreciarían los atributos que su madre le heredó.-

-una mañana una atractiva ejecutiva comercial visitó la fábrica de Antony, con el fin de asesorarlo y explotar el negocio.-

-pasaron los meses y Antony pidió matrimonio a la ejecutiva. Carmela, una mujer muy inteligente, la cual era soltera y se enamoró perdidamente de Antony aceptando criar a su pequeña hija, a la cual quiso como a su propia hija. Elline creció en un cálido hogar, siendo la mayor de cuatro hermanos. Pedro, Alberto y Antonino, siendo Antonino el que le seguía en edades. Elline ayudaba a su padre en la fábrica de jabones. Creció algo alocada y divertida , pero al mismo tiempo llevaba en su interior una cierta oscuridad que la empujaba hacia el misterio de lo desconocido, instintos de lujuria corrían por sus venas. Desde pequeña siempre fue curiosa, le gustaba investigar, gustaba de leer, Leía historias eróticas enfocadas a la nostalgia y al sufrimiento. La soledad aveces era su mejor amiga.-

-sus hermanos siempre crecieron unidos a ella, andaban en bicicleta, jugaban fútbol, se disfrazaban de luchadores, se peleaban, se defendían y miraban películas juntos. Un día Antonio se ennovió con una chica llamada Sofi, la cual era unos años mayor que Antonio, pero de la misma edad que Elline. Una tarde esta subió sigilosamente a la terraza y escuchó murmullos, risas y respiraciones agitadas….se acercó despacio y con gran asombro contempló el cuerpo de Sofi, mientras Sofi abría sus muslos para Antonio, esta miraba a Elline con gran placer.

-Elline empezó a sentir deseo por Sofi, quien cada vez más iba a casa de Antonio, llevaba siempre un vestido de botones delanteros el cual le permitía desabrocharlo a su antojo en aquellas tardes de lectura que tanto le gustaban a Elline, tardes de lectura, las cuales eran muchas veces una excusa para tener cerca a Sofi.-

-anhelaba besar su boca, acariciar sus senos y saborear su sexo, descubrir su lado oscuro y prohibido con olor a gloria. Elline en su adolescencia y en gran parte de su niñez observaba detalladamente a sus compañeras de la escuela, apreciaba sus cabellos y sus sonrisas. Sus compañeras nunca rechazaban la presencia de Elline, era imposible rechazar su compañía, pues Elline a parte de ser hermosa y exótica las hacía sentir especiales. Elline regalaba flores y en las horas de recreo ponía música de todo tipo, era muy buena bailando salsa, merengue…meneaba las caderas, saltando como una cabrita en el monte, sacaba a bailar a sus compañeras, las cuales nunca podían negarse.-

-Elline cumplió la mayoría de edad y tuvo su primer encuentro íntimo con Sofi. Antonio era un poco tonto, nunca entendía a las mujeres y si Sofi fingía que se enojaba con él, Antonio se daba la vuelta y se perdía toda la tarde. Elline aprovechaba la torpeza de su hermano para colmar de poemas a Sofi. Poemas que escribía en su piel con su lengua húmeda y sus manos atolondradas, pero muy precisas…..la manoseaba por todos lados y mientras sus padres trabajaban hasta el cansancio, ellas trabajaban las pieles, los sexos, las humedades, el sudor y la juventud. Una tarde Sofi se enojó con Elline, pues la había visto sonriendo de una manera coqueta con otra estudiante la cual era sumamente atractiva. El enojo no le duró mucho, y es que Elline sabía calmar esos arranques. La abrazaba, la endulzaba, le hacía bromas, muecas, le regalaba chocolates, la invitaba al cine, y la besaba como nadie.-

-Porqué nunca le enseñaste a tú hermano cómo hacer para que pasara mi enojo?

-pasaron tres años y ambas iban a la misma universidad, habían elegido la carrera de Literatura y lenguas. Antonio y Sofi volvieron a ser sólo amigos, pues Sofi nunca más pudo abrir sus muslos para él.-

-el negocio de jabones era todo un éxito a pesar de todo lo que pasaba en Cuba, Antony tenía muy buenos contactos los cuales permitían que Antony se mantuviese en el mercado. La marca del jabón era EDA. En honor a su hija Elline y a su amada Daniela, de ahí sus iniciales.-

-una mañana de Diciembre, Elline recibió una noticia desgarradora, su hermano la llamó para avisarle que Sofi había muerto en la mesa de una clínica clandestina a causa de la práctica de un aborto. Su cuerpo joven no resistió, se había desangrado y mientras Antonio le pedía que lo llevase a ver a Sofi, Elline maldecía aquel momento en que se había fijado en la novia de su hermano.- Sofía estaba embarazada, llevaba cuatro meses latiendo vida en su vientre, ni Antonio ni ella sabían nada. Aquella tragedia paralizó a Elline, se levantó un proceso legal contra la clínica clandestina, Elline se dedicó a estudiar. Nunca más quiso saber de amor, sexo, ni poemas escritos en pieles ajenas.

-Elline inició un largo camino de enamoramiento con su propia vida, se recibió como licenciada en lengua y literatura Hispánica, realizó sus prácticas en México, escribió pequeñas novelas y viajó por todo el mundo. Sus padres ya rondaban los sesenta años y ya pedían nietos, pues nunca habían notado el gusto de Elline, ella era muy femenina y el estigma de mujeres homosexuales siempre había sido la de una mujer imitando a un hombre, con camisas a cuadros, cabellos muy cortos, mirada ruda y andar masculino. La exótica Elline vestía entre lo clásico y lo moderno. Le gustaba el color camel, combinaba muy bien con su tono de piel. Usaba vestidos, faldas, short´s, jeans, camisetas, blusas escotadas, sandalias, deportivos, y aveces vestía algo versátil….un sombrero le daban el mágico toque, aveces usaba mocasines, corbatas color fucsia, gorras deportivas y ajustadas mallas. Cuando leía usaba anteojos, se la veía extremadamente sexy e intelectual y muchas veces usaba boxer´s. Elline lo tenía todo, era hermosa, apasionada e inteligente. Simplemente era completa.-

-habìan pasado ya muchas horas, el sol estaba muriendo para dejar que la luna respirase y pueda brillar. Aina observaba a Elline, la cual con ojos ausentes dejaba escapar suspiros y sonrisas.-

-Aina llamó al mesero-:

-Por favor, lleve para esa chica una copa de vino y algo de comer.

-Si señorita, con mucho gusto, y ya que usted hará el pedido por ella, dígame que le gustaría ordenar?

-No lo sé, recomiende para mi algo muy bueno! por favor.

-Claro que si señorita, con mucho gusto, tenemos la especialidad de la casa: Caracoles a la nerjeña, es uno de los platos típicos de la región.

-Ok, suena muy bueno, por favor atienda muy bien a la chica, y entregue este papel para ella.

-Aina llevaba un libro de poemas que había comprado en el aeropuerto de málaga, y con lápiz en mano transcribió un poema que le gustó y que en cuanto lo leyó pensó en Elline.-

-Cargue todo a mi cuenta, por favor.

-Sus deseos son órdenes señorita, que pase una buena noche.

Te propongo,
inventarnos de nuevo.
Deshacernos los dos
de lo que fuimos.
Ser viento y tierra,
agua y árbol,
río y piedra.
Y en esta materia inútil
que nos ata,
encontrar el beso final
que nos libere.

-Espero que disfrutes mucho del menú.

-Te vi muy pensativa y no quise interrumpir. Eres muy extraña, pero algo en ti me llama la atención.

-Espero que muy pronto podamos hablar personalmente.

Con ilusión,

Aina.

.