Soy

soy

Soy Vida                Soy Alma                   Soy Verso                    Soy Diamante

Soy Amor              Soy Inspiración       Soy Poema                   Soy Rosa

Soy Beso                Soy Belleza               Soy Mirada                   Soy Perla

Soy Deseo              Soy Locura                Soy Llanto                    Soy Valor

Soy Hija                  Soy Fuerza                Soy Sonrisa                  Soy Amada

Soy Suficiente      Soy Fragilidad           Soy Poder                    Soy Capaz

Soy Infinita           Soy Sueño                   Soy Instinto                Soy Libre

Soy Misteriosa      Soy Luchadora          Soy Divertida              Soy Única

Soy Valentía          Soy Protección          Soy Amable                 Soy Batallas

Soy Cuerpo            Soy Mía                      Soy Trabajadora         Soy Todo…

Soy Mujer.

Anuncios

Crónicas de un beso

 

Y entonces me besó…
beso

 

Fijó sus ojos en mis labios intentando hipnotizarlos,

sentí el deseo en carne viva dilatando mis espacios.

La distancia era tan corta entre sus labios y los míos,

que a cada aliento suyo yo le hacía el amor con el mío.

Me miró a los ojos como imanes que a las carnes atraían,

respiraba en mis mejillas susurrando enmudecida…

No te marches todavía, quiero besarte amada mía!.

Violé su boca con mis dedos sintiendo el roce humedecido

hurgando en su garganta con la sal de mis tejidos,

sentí sus dientes de caníbal que cortaban cual cuchillos.

Lamí mis dedos con lujuria saboreando sus fluidos,

la tomé por la cintura aprisionando sus quejidos

y desnundando su mirada que gritaban amor mío!

Cerré mis ojos color noche……..

y entonces me besó.

 

 

 

Celebro tu vida

evedos

Por la mirada,

la mano amiga

y el cobijo rodeando mis hombros.

Por el silencio comprendido,

la palabra en melodía de aliento

y la complicidad transformada en secreto.

Por la pauta en esperanza,

la tristeza vuelta empatía,

la amistad y la sonrisa.

Por el postre que endulza la boca,

y por la boca que esquiva se plasma en un beso.

El beso suave que socava el ser,

por el futuro que promete, y el techo que 

refugia.

Por el color de la noche que envuelve tú pelo,

Por la inocencia que cautiva al amar lo que amo.

Por compartir la mesa y el café de atardeceres,

por tus oídos que capturan y por tu alma que es tan blanca,

por la fuerza que levanta y el miedo que acaricias.

Por la palabra que aterriza,

por tu piel que me conmueve y tus pechos que me arrullan.

por tus dedos que me trazan,

por tus muslos que se abren y tú gloria que me eleva.

Por la esencia que rescatas y el baile que se danza,

por la risa que regalas y la feminidad que entregas.

Por el tiempo que no engaña y la verdad que se revela.

Te celebro la vida……….Te celebro la vida

M.

Los infortunios de la virtud

los infortunios de la virtud

{Si cumplo con mi deber, sólo me es lícito esperar sufrimiento y dolor. Porque no hay felicidad sin violación, sin ruptura de los límites que impone la represión del deseo}. Y, parece deducir Sade, si el comportamiento sexual humano es el más salvaje y primitivo, debe estar sazonado por la crueldad que caracteriza a las ansias primarias de dominación y sujeción, de dominio y esclavitud.

Marqués de Sade.

La historia de un sueño (parte 4)

“Contigo no quiero París, ni Santiago, ni Roma. Contigo prefiero quedarme en casa, tomarte de las manos y guiarte a donde jamás has viajado; ida sin retorno, amor con insomnio, cafés de madrugada y sexo por placer. Contigo hasta enloquecer…”         

Malaci (Cafeína para dos)

piercing dos

 

01:30 am

– Porqué la dejè en aquel lugar, cuando lo que quería era tenerla cerca?. Qué cobarde soy!

-en realidad, Elline caminò sola hasta el hotel donde se hospedaba y en el trayecto soñó despierta aquel encuentro….el encuentro que tanto deseò, sòlo había sido producto de su imaginación.-

-Elline entrò al hotel, se acercó a la recepción y solicitò amablemente su llave.-

-Desea usted algo màs?

-No, muchas gracias.

Elline se dirigió a su habitación dando la espalda al recepcionista…el cual quedò fascinado con el baile sensual que entonaban sus firmes y suaves nalgas. Una vez dentro de la habitación, se desnudò frente al espejo y con una mirada ausente empezó a recorrer su cuerpo, de arriba hacia abajo y de un momento a otro la imagen de Aina se instalò en su cabeza cual fantasma que la esclavizaba, robando todo de ella sin tan siquiera dejar una neurona sobria. Elline se dirigió a su balcón, hacía mucho tiempo que la luna no se dejaba ver.

 

-el teléfono sonó…..-

– Rinnnnnnnnnnggggggg

-Mi negra!

-¿Qué ha pasado?

-¿Porqué te has ido y me has dejado tirado?

-¿Dónde estás? -¿Estás bien?

-Si, estoy bien. Escucha Àlavaro, voy a dormir…mañana hablamos, si?.

-Vale, vale. Pues por aquí hay una rubia preguntando por tì… muy buena la tía. Es sueca, y tiene unas tetas que dan ganas de volver a nacer. Negra, la conoces?.

-Eh? No, no la conozco….no sé quien es, y qué vas a hacer?

-Yo? Nada mi negra, ya sabes que no me hace falta hacer nada!.

-Elline piensa-:

-Este se cree un adonis, hay que bajarle los humos a como de lugar… JA JA  te vas a llevar una sorpresa mi querido amigo!

-Negra, estás ahí?.

-Si hombre! pues suerte, hablamos otro día.

-Negra, espera!

………………………………………………………….

 

Aina, no me has dicho tù nombre, y no sé si me importa o no me importa, porque sè que ERES. Quisiera confesarte y advertirte: no sabes muy bien quien te desea.  Me miras como si me conocieses de otras vidas, de otros tiempos, pero no me conoces. Quieres algo de mi?. Qué puede darte esta esperadora de la nada, que va a ninguna parte cada noche; que no tiene màs que el diálogo callado de las sombras?
Aina, quiero adherirme a ti, a esta extraña manera que tienes de acercarte. Tal vez estás màs perdida que yo, no lo sè. Aveces lo pareces. Quizá puedas salvarme, quizá pueda salvarte. Salvarnos de la vida y de la muerte. Y crear otro mundo. Quisiera pronunciar una sola palabra, la palabra que ni tù ni yo sabemos pronunciar: ayúdame!.

Amanecer…….

-Rayos, me quedè dormida!.

-Elline sabía que Aina se hospedaba en el mismo hotel, sentía curiosidad por saber dónde había pasado la noche, o si había resultado otra presa màs para su charlatán amigo.-

-se metió en la bañera  y enjabonò su cuerpo con el jabón artesanal que elaboraba su madre en la Habana, su madre. Asì llamaba a aquella morenita con mirada cansada, sonrisa tierna, manos suaves, con historias y una vida bien vivida. Se enjabonaba con jabón de café recién molido y de azúcar. La receta también llevaba aceites finos para nutrir la piel, especias y aceite esencial de pomelo. Era un exfoliante muy tonificante, que dejaba la piel muy lisa. Su piel era suave, el aroma que invitaba a bebérsela, a catarla, disfrutarla y deleitarse embriagaban los sentidos. El jabón paseaba por su cuerpo cual lengua húmeda hurgando en sus pezones, bajaba por su vientre y rodeaba sus caderas, frotando suavemente sus hermosas asentaderas, regresando a su vientre para deslizarse por sus muslos, adentrándose en el néctar de la vida. Como una alta dosis de cafeìna, habitaba en los paladares de quienes la habìan probado, enviciàndolos y llevándolos a vivir la màs eròtica experiencia jamàs contada-

jabòn casero

-Elline estaba decidida, harìa realidad su deseo. Nada ni nadie lo impediría, juntas conocerían el mismísimo infierno, pero también el paraíso.-

-llevaba un short ajustado de jeans muy corto, donde se apreciaban sus esculturales piernas, una camisetilla transparente que dejaba sus esbeltos hombros al descubierto, una coleta de caballo, unas gafas de aviador color negras, y un ligero brillo en sus labios.-

-Buenos días señorita Elline. Dígame, qué le sirvo-?

-Un cortado por favor….disculpe, cuál es su nombre?

-Me llamo Juan señorita, va a pedir usted alguna otra cosa? Quizá algún jugo de frutas? o nuestra ensalada de frutas que està muy buena-!

-Voy a probar la ensalada, y no olvide el cortado.

-Enseguida señorita.

-Juan!…….

-lo olvidaba, un vaso de agua por favor.

-Con mucho gusto señorita.

-hacia una mañana magnífica! Era casi medio dìa, el sol la saludaba y susurraba:

-Bienvenida a la vida-! resaltando su hermosa y exótica piel. Los niños perseguían sus cometas, los bañistas se embadurnaban de bronceador, los pescadores recogían sus redes, los amantes se morboseaban bajo el agua mientras fingían esperar las olas. Una pareja de ancianos daban un paseo tomados de la mano, los extranjeros leían, las chicas hacían toples, los bohemios dormían. ~Por suerte no estaba Álvaro~….., no tenía ganas de verlo. Algo había cambiado en ella con respecto a la amistad que profesaban.

-mientras Elline contemplaba la playa y recordaba la fantasía que había tenido con Aina, mirò el reloj que colgaba en la barra de la terraza, se volvía a preguntar. Dónde estarìa su enigmática nórdica? De repente escuchò la voz de Juan decir:

-Señorita Aina, buenos días. Hace un día espectacular, cómo amaneció hoy.?

-Elline se paralizó, el corazón se le salia y galopaba.-

-Lo cotidiano me marchita. Aquí el resto del mundo se hace ínfimo y me convierto en la soberana de mis sueños.

-Juan estaba embobado deleitándose con el acento sueco de Aina, y mientras ella se hacia entender ordenando su desayuno…, la mulata se bebía de un sorbo su cortado, quemando sus entrañas, y desde luego también su lengua-!

-su perfume suave aleteaba en el aire, un vago aroma de deseos sin resolver. Transcurrían los minutos y Elline observaba como Aina cerraba sus ojos para oler la brisa marina que se esparcía por la terraza, moviendo su cabellera rubia, y acariciando su rostro de porcelana.-

-Oh Dios! es como yo, también le gusta oler las cosas.

“Siento, luego existo. Existo, luego siento.”

-hacia ya treinta años desde que su padre, la llevó a Cuba cuando apenas tenia cinco meses de nacida. Elline fue el resultado de un amor prohibido. Su madre piel de cacao, olor a incienso y ojos de color noche había muerto en una mesa de parto del hospital donde trabajaba como enfermera, todo a su alrededor se estremecía, era el apocalipsis, y Antony agarraba con fuerzas la mano de su amada Daniela la cual moría en cada pujón regalando vida a la pequeña Elline, profesando dolor, dolor de la vida. Elline, nombre con el cual la bautizó su padre que, tras el escándalo que  provocó su relación clandestina con Daniela, decidió marcharse abandonando a su esposa, una mujer citadina obsesionada por darle un hijo primero a su esposo, la cual al ver el fruto de lo prohibido llegar a casa, no pudo olvidar la traición de Antony y odió a la pequeña desde el primer momento.-

-por las mañanas Antony y Daniela solìan escapar a los campos verdes. Se contemplaban y estudiaban sus cuerpos. Se añoraban y extrañaban aún estando juntos. Se recostaban bajo la sombra de los árboles mientras Antony  le contaba historias citadinas del emblemático Manhattan. Antony era elegante, vestía siempre de traje, alto y con manos cuidadas, usaba pañuelos y zapatos lustrados. Era caballeroso y muy fino. Fue obligado a casarse con su esposa por cuestión de patrimonios familiares pero no la amaba y cuando conoció a Daniela la quiso desde el primer instante en que sus miradas se cruzaron. Hacían el amor siempre que se veían. Antony acariciaba sus pezones con sus suaves manos y a Daniela le gustaba.-

-Antony se estableció en la Habana-Cuba en el año 1982 el exilio cubano atravesaba por momentos difíciles, era un ambiente caldeado y se hablaba mal de los cubanos. Algunos medios de prensa destacaban crímenes cometidos por unos pocos delincuentes llegados por el puente marítimo de Mariel en 1980 para hablar mal de todos los cubanos.-

-había un americano en particular que tenía un programa importante en una estación de noticias locales en inglés y todas las noche hablaba mal de los cubanos. El no distinguía entre los que cometían fechorías y los que trabajaban duro para mejorar el futuro de sus familias y de la comunidad. Además le molestaba el éxito que ya tenían los exiliados que mayor tiempo tenían en la comunidad. Le molestaba que quisieran hablar en español, mantener costumbres y que no estuviesen desesperados por integrarse a esa gran nación.-

-era un ambiente caldeado. Habían quienes se quejaban que los cubanos tenían entrada fácil a Estados Unidos mientras los haitianos eran encarcelados en el centro de detenciones de Krome hasta que inmigración decidiese su futuro.-

-Antony invirtió en el negocio, el negocio que junto a su amada Daniela, soñaba cada noche mientras se envolvían de deseo y se cansaban los cuerpos. Ahí en una sencilla cama de sábanas blancas, parloteaban por horas, reían mientras Daniela contaba innumerables historias de su país. Antony acariciaba sus pies delgados y suaves, provocando carcajadas en la enfermera.-

-el negocio se puso en marcha, un negocio de jabones de café y mientras la pequeña Elline lloraba en brazos de su nana pidiendo a gritos el calor maternal que no tenía…. Antony desesperaba, tenía miedo del futuro que le esperaba a su retoño. No quería que su pequeña creciese sin tener a su lado una figura materna que le entregara un amor incondicional, que la ayudara en su metamorfosis, su hermosa etapa adolescente donde sin duda se apreciarían los atributos que su madre le heredó.-

-una mañana una atractiva ejecutiva comercial visitó la fábrica de Antony, con el fin de asesorarlo y explotar el negocio.-

-pasaron los meses y Antony pidió matrimonio a la ejecutiva. Carmela, una mujer muy inteligente, la cual era soltera y se enamoró perdidamente de Antony aceptando criar a su pequeña hija, a la cual quiso como a su propia hija. Elline creció en un cálido hogar, siendo la mayor de cuatro hermanos. Pedro, Alberto y Antonino, siendo Antonino el que le seguía en edades. Elline ayudaba a su padre en la fábrica de jabones. Creció algo alocada y divertida , pero al mismo tiempo llevaba en su interior una cierta oscuridad que la empujaba hacia el misterio de lo desconocido, instintos de lujuria corrían por sus venas. Desde pequeña siempre fue curiosa, le gustaba investigar, gustaba de leer, Leía historias eróticas enfocadas a la nostalgia y al sufrimiento. La soledad aveces era su mejor amiga.-

-sus hermanos siempre crecieron unidos a ella, andaban en bicicleta, jugaban fútbol, se disfrazaban de luchadores, se peleaban, se defendían y miraban películas juntos. Un día Antonio se ennovió con una chica llamada Sofi, la cual era unos años mayor que Antonio, pero de la misma edad que Elline. Una tarde esta subió sigilosamente a la terraza y escuchó murmullos, risas y respiraciones agitadas….se acercó despacio y con gran asombro contempló el cuerpo de Sofi, mientras Sofi abría sus muslos para Antonio, esta miraba a Elline con gran placer.

-Elline empezó a sentir deseo por Sofi, quien cada vez más iba a casa de Antonio, llevaba siempre un vestido de botones delanteros el cual le permitía desabrocharlo a su antojo en aquellas tardes de lectura que tanto le gustaban a Elline, tardes de lectura, las cuales eran muchas veces una excusa para tener cerca a Sofi.-

-anhelaba besar su boca, acariciar sus senos y saborear su sexo, descubrir su lado oscuro y prohibido con olor a gloria. Elline en su adolescencia y en gran parte de su niñez observaba detalladamente a sus compañeras de la escuela, apreciaba sus cabellos y sus sonrisas. Sus compañeras nunca rechazaban la presencia de Elline, era imposible rechazar su compañía, pues Elline a parte de ser hermosa y exótica las hacía sentir especiales. Elline regalaba flores y en las horas de recreo ponía música de todo tipo, era muy buena bailando salsa, merengue…meneaba las caderas, saltando como una cabrita en el monte, sacaba a bailar a sus compañeras, las cuales nunca podían negarse.-

-Elline cumplió la mayoría de edad y tuvo su primer encuentro íntimo con Sofi. Antonio era un poco tonto, nunca entendía a las mujeres y si Sofi fingía que se enojaba con él, Antonio se daba la vuelta y se perdía toda la tarde. Elline aprovechaba la torpeza de su hermano para colmar de poemas a Sofi. Poemas que escribía en su piel con su lengua húmeda y sus manos atolondradas, pero muy precisas…..la manoseaba por todos lados y mientras sus padres trabajaban hasta el cansancio, ellas trabajaban las pieles, los sexos, las humedades, el sudor y la juventud. Una tarde Sofi se enojó con Elline, pues la había visto sonriendo de una manera coqueta con otra estudiante la cual era sumamente atractiva. El enojo no le duró mucho, y es que Elline sabía calmar esos arranques. La abrazaba, la endulzaba, le hacía bromas, muecas, le regalaba chocolates, la invitaba al cine, y la besaba como nadie.-

-Porqué nunca le enseñaste a tú hermano cómo hacer para que pasara mi enojo?

-pasaron tres años y ambas iban a la misma universidad, habían elegido la carrera de Literatura y lenguas. Antonio y Sofi volvieron a ser sólo amigos, pues Sofi nunca más pudo abrir sus muslos para él.-

-el negocio de jabones era todo un éxito a pesar de todo lo que pasaba en Cuba, Antony tenía muy buenos contactos los cuales permitían que Antony se mantuviese en el mercado. La marca del jabón era EDA. En honor a su hija Elline y a su amada Daniela, de ahí sus iniciales.-

-una mañana de Diciembre, Elline recibió una noticia desgarradora, su hermano la llamó para avisarle que Sofi había muerto en la mesa de una clínica clandestina a causa de la práctica de un aborto. Su cuerpo joven no resistió, se había desangrado y mientras Antonio le pedía que lo llevase a ver a Sofi, Elline maldecía aquel momento en que se había fijado en la novia de su hermano.- Sofía estaba embarazada, llevaba cuatro meses latiendo vida en su vientre, ni Antonio ni ella sabían nada. Aquella tragedia paralizó a Elline, se levantó un proceso legal contra la clínica clandestina, Elline se dedicó a estudiar. Nunca más quiso saber de amor, sexo, ni poemas escritos en pieles ajenas.

-Elline inició un largo camino de enamoramiento con su propia vida, se recibió como licenciada en lengua y literatura Hispánica, realizó sus prácticas en México, escribió pequeñas novelas y viajó por todo el mundo. Sus padres ya rondaban los sesenta años y ya pedían nietos, pues nunca habían notado el gusto de Elline, ella era muy femenina y el estigma de mujeres homosexuales siempre había sido la de una mujer imitando a un hombre, con camisas a cuadros, cabellos muy cortos, mirada ruda y andar masculino. La exótica Elline vestía entre lo clásico y lo moderno. Le gustaba el color camel, combinaba muy bien con su tono de piel. Usaba vestidos, faldas, short´s, jeans, camisetas, blusas escotadas, sandalias, deportivos, y aveces vestía algo versátil….un sombrero le daban el mágico toque, aveces usaba mocasines, corbatas color fucsia, gorras deportivas y ajustadas mallas. Cuando leía usaba anteojos, se la veía extremadamente sexy e intelectual y muchas veces usaba boxer´s. Elline lo tenía todo, era hermosa, apasionada e inteligente. Simplemente era completa.-

-habìan pasado ya muchas horas, el sol estaba muriendo para dejar que la luna respirase y pueda brillar. Aina observaba a Elline, la cual con ojos ausentes dejaba escapar suspiros y sonrisas.-

-Aina llamó al mesero-:

-Por favor, lleve para esa chica una copa de vino y algo de comer.

-Si señorita, con mucho gusto, y ya que usted hará el pedido por ella, dígame que le gustaría ordenar?

-No lo sé, recomiende para mi algo muy bueno! por favor.

-Claro que si señorita, con mucho gusto, tenemos la especialidad de la casa: Caracoles a la nerjeña, es uno de los platos típicos de la región.

-Ok, suena muy bueno, por favor atienda muy bien a la chica, y entregue este papel para ella.

-Aina llevaba un libro de poemas que había comprado en el aeropuerto de málaga, y con lápiz en mano transcribió un poema que le gustó y que en cuanto lo leyó pensó en Elline.-

-Cargue todo a mi cuenta, por favor.

-Sus deseos son órdenes señorita, que pase una buena noche.

Te propongo,
inventarnos de nuevo.
Deshacernos los dos
de lo que fuimos.
Ser viento y tierra,
agua y árbol,
río y piedra.
Y en esta materia inútil
que nos ata,
encontrar el beso final
que nos libere.

-Espero que disfrutes mucho del menú.

-Te vi muy pensativa y no quise interrumpir. Eres muy extraña, pero algo en ti me llama la atención.

-Espero que muy pronto podamos hablar personalmente.

Con ilusión,

Aina.

.

 

 

 

 

 

 

 

A ustedes

Qué alegría, vivir

sintiéndose vivido!

Rendirse a la gran certidumbre, oscuramente,

de que otro ser, fuera de mí, muy lejos,

me está viviendo.

 

Que hay otro ser por el que miro el mundo

porque me está queriendo con sus ojos.

 

(Pedro Salinas)

a ustedes

Historia de un sueño (parte 3)

Ha llovido toda la noche, amanece y el cielo empieza a despejarse…mientras enciendo mi cafetera y escucho a Andrè Rieu en: (Ofortuna-Carmina Burana), me dirijo hacia el jardìn de mi casa y al pasar por el espejo de la entrada me miro y observo mi cabello…què largo està! tal vez deberìa de cortarlo un poco. Tengo ojeras no he dormido bien, el olor a tierra mojada me transportò durante toda la noche a lugares, a personas, a momentos. Como siempre la puta alarma me trajo a la realidad. De un momento a otro mientras observo mi rostro en el espejo, salta la imàgen de Aina y Elline en su encuentro. Despuès apareciò Alvaro follàndose a Christina. Todos rondaban mi cabeza y con una voz seductora, me decìan: Vennn….vennnn…..

Serà mejor que continùe contando la historia, porque si no lo hago quizàs todos ellos me atormenten con ese: Vennnnn…vennnnn que suena muy tentativo. El otro dìa no pude continuar porque me invitaron al cine, sinceramente no entendì nada de la pelìcula..y eso que adoro el cine. Antes de salir de casa mirè al cielo, casi siempre lo hago para ver la luna y asì como adoro la luna, adoro el cafè, el atardecer y los libros. Pero no cualquier libro, no me gusta que me los regalen porque corren el riesgo de no ser leidos ya que no todos saben de mis gustos literarios. Prefiero escojerlos yo misma, de esa manera me envìcio de ellos y nunca se quedan a mitad. Y es que yo soy muy exigente y màs con lo que me gusta….si un libro no me transporta simplemente no lo leo. En fìn, me siento culpable por no haber disfrutado de la pelìcula pero ya Elline y Aina me han atrapado, por lo general siempre he sido algo esclava de mis deseos he ahì del porquè mi mente prostituta.

 

Playa de Calahonda, 11:47 pm.

En el instante en que Elline fijò sus ojos en aquella chica de lengua nòrdica se habìa sentido viva!. Aquella sensaciòn la alejaba del terror, la estaba idealizando? Era posible pensar en sus manos, imaginar una caricia, el roce de sus labios cuando ni siquiera habìa cruzado palabra alguna con ella? La distancia entre las dos no era tan grande. Ambas buscaban en el silencio compañìa.

La mulata caminò hacia su arrinconada mesa, pasos lentos pero firmes cual hamaca mesièndose en un vaivèn de lujuria llevaba el corazòn en la boca, galopaba en sus entrañas la respiraciòn agitada empobreciendo los aromas gastronòmicos de aquel bar. La invadìa un agradable desasosiego que no sabìa identificar….pasò por su lado y Aina en un intento por detener el tiempo aspiraba su olor con avidez, tratando de capturar hasta la ùltima partìcula, mientras Elline contorneaba sus caderas acompasadas por sus carnosas y respingadas posaderas. Elline llegò a su mesa, tomò asiento y al levantar su ojos volviò a mirar a la hermosa sueca tal y como lo habìa hecho en aquella cafeterìa….sus ojos elèctricos se clavaron hasta el fondo acabando de descubrir un lunar en su cuello.

aina

-Como te sienten mia mis sueños solitarios.

-Los solitarios somos una raza especial, tenemos el don de ver lo invisible…la mayorìa a falta de compañìa desarrollamos la capacidad de emocionarnos y percibir. Elline mirò a su alrededor y observò que cada cosa tenìa su alma, detràs de cada objeto habìa una hIstoria. Eran los ojos de los observadores los que tenìan la potestad de infundirles la vida.

-Anda, levanta de nuevo la mirada y bùscame!. Estoy aquì escondida entre las tinieblas, donde sòlo llega tù perfume, donde sè que puedo alcanzarte. Asì, asì, bùscame. Gìrate despacio y mira recto hacia a mì. Mìrame, eso es, asì, sin verme. Aunque hoy sòlo lo hagas por pura curiosidad, aunque no alcances a percibir ni siquiera mi sombra, un dìa lo haràs porque me necesitas.- Por Dios que bella es!, me estoy perdiendo en la hoguera del infierno, me quemo sin remedio en el infinito fuego de esta arrebatadora locura.

Elline la observaba y ante el espectàculo que ofrecìa su esbelta espalda su piel se erizaba, su silencio olìa tanto como al de ella; un perfume desvaìdo que rozaba la invisibilidad, porque la soledad acababa por convertir a los seres en delgados gritos que nadie oìa. Aina y Elline hablaban el idioma oscuro de las sombras, aquel que sòlo quienes las habitan conocen. El tiempo se detenìa y sòlo dos seres existìan consumidos por el deseo de algo desconocido, dos extrañas que se habitaban identificàndose inevitablemente quizàs en otras vidas, tal vez en otros sueños. Sus miradas se fundìan y sus labios se rozaban suavemente. Desde el momento en que se encontraron en sus vidas algo empezò a cambiar sintièndose emparentadas con sus sueños màs ìntimos.

-Morenza! perdona la tardanza, temìa que te hubieras marchado, Estaba ocupadillo hablando con el dueño del local…..un problemilla que se presentò pero nada importante, ya està arreglado!

-Negra, me escuchas?

-Ah?…., si claro!, claro que te escucho….pues ya iba a marcharme de no ser por…………..el buen ambiente que hay.

Elline dejò escapar un suspiro los ojos le sonreìan, de pronto Christina se acercò y azotando con una nalgada al descansado Alvaro susurrò a su oido: Chao mi hombre gosotoso! espero tù llamada. Alvaro con su mirada de galàn dejò escapar una carcajada:  Ja Ja Ja……, claro cariño aùn queda mucho por hacer!

Elline finjiò no escuchar nada, sus ojos estaban sumergidos en aquel sueño hecho realidad. Los sueños dan miedo….pensò: Ningùn sueño da miedo!, ellos son los que nos salvan, sobre todo si permitimos que hagan parte de nuestra realidad…el sueño que màs miedo da es atreverse a vivir. No hay otro que lo supere, si yo no soñara cada dìa con inventar mi realidad hace mucho tiempo que estarìa bajo tierra.

Alvaro se sentò y mientras bebìa de su whisky una canciòn se entonaba deleitando a Elline la cual no pudo contenerse y se levantò sorpresivamente, dejando su pequeño bolso y en èl todos sus miedos.

Aquella mulata de piel tostada y  labios carnosos, se plantò en la pista y empezò a bailar dejando a todos atentos a sus sensuales movimientos.

 

Aina se girò dejando su copa abandonada en la barra mientras sus grandes ojos color miel se iluminaban ante tal espectàculo…..ahì estaba Elline, dando pequeños giros sensuales y con su sabor caribeño dejaba a los camareros y al resto de espectadores boquiabiertos. Elline movìa su vestido en un suave vuelo y contorneaba sus màgicas caderas mientras movìa sus brazos invocando a la luna, cual danza eròtica cerraba sus ojos mientras el sudor se hacìa presente bajando por su cuello hasta posarse en su escote.

eliine labios

Alvaro anodadado y con el pucho en entre los dedos, se preguntaba: còmo es que nunca se la llevò a la cama?…en esos momentos aquel amigo de barba bohemia le recordaba que sobre todas las cosas era un hombre, un macho ibèrico!… tal y como èl se sentìa. No podìa creer lo que sus ojos miraban, la negra! como èl la llamaba entre tantos apodos, daba paso a la hembra que llevaba dentro.

-Ole, ole y ole!!!, Madre mìa de mi vida, negra de mi alma, nunca te habìa visto bailar asì. Alvaro la tomò de la mano y la acompañò hasta la mesa, mientras Elline le dedicaba una sonrisa llena de picardìa a la deseada Aina.

-Negra perdona pero mi pùblico me espera, bebe otra copita que luego te acompaño hasta el hotel….en esos momentos asaltaron a Elline miles de pensamientos y dudas. De un momento a otro pudo sentir aquella mirada de hambre en los ojos de Alvaro….se diò cuenta de que Alvaro era un mortal màs que caìa en sus bajos instintos sin importarle aquella amistad, que por un instante Elline creìa sincera. Con mirada confusa Elline se levantò de aquella silla, diò un sorbo a su Gin tonic tomò su pequeño bolso abandonando sus miedos y desde luego al charlatàn de su amigo.

-Serà mejor que me marche no quisiera ser grosera con este iluso, es igual a todos!

Elline volviò a la realidad saliò despavorida de aquel bar y sin mirar atràs dejò a su adorada Aina…y es que Elline tenìa un temperamento bastante fuerte, y en todo lo desconectada que parecìa, sabìa diferenciar entre lo que querìa y no!,  desde luego Alvaro no estaba entre sus planes. Aina al observar aquel extraño comportamiento pidiò su cuenta, y  dijo al camarero:

-Tienes vino?

-Claro que si preciosa, què vino quieres?

-ummm… español, es muy bueno vino español!

-Ah, yo tambièn quiero unas copas…

-Vale no te preocupes, a ti yo te regalarìa todo el bar si me lo pidieras….! Què cara màs guapa tienes mi niña.

Aina pagò su cuenta y con cierta curiosidad saliò detràs de su diosa de èbano, la cual se esfumaba entre el rocìo de las calles y de sus construcciones blancas, Elline caminaba hacia el hotel y en medio del camino se encontrò con una bifurcaciòn que desembocaba en la playa, a la vez que Aina se detenìa unas cuadras antes observando minuciosamente lo que aquella fiera decidìa.

Elline quedò descalza y a medida de que avanzaba por aquella bifurcaciòn un aroma a mar y a crepùsculo, el ruido tranquilo de olas y gaviotas que iban y venìan acompasadas la envolvìa….empezò a adentrarse en la arena, aquella arena blanca que resaltaba en la oscuridad de la noche masajeaban sus pies, a lo lejos escuchaba carcajadas…. risas còmplices que captaron su atenciòn…..un grupo de adolescentes revoloteaban en las càlidas aguas y desnudos dejaban rozar la sal en sus aporcelanados cuerpos…Elline caminò y se alejò del ruido mundanal adentràndose en el màs ancestruoso silencio, mientras la nòrdica exclamò una frase.

-Espera!

Elline se detuvo parò a raya, en seco cual potra salvaje…. es imposible no identificar su voz la recuerda perfectamente desde aquel dìa en que estaba  a punto de caer en las redes de la brasilera.

-Dios mio, es ella!

Elline se girò lentamente y al ver a Aina parada de frente cual apariciòn del màs allà, observò sus piernas largas… sus cabellos dorados, su mirada fulminante. Elline enmudeciò y en milèsimas de segundos repasò cada detalle incluyendo la botella de vino, un Ferret Bobet del 2011. Puede que le falte un poquito para armarse mejor, pero ya lo tiene todo. Elegancia, mineralidad, naturaleza, dulzura, equilibrio.

 -Copas?, me ha seguido y vino preparada, vaya!..entonces me desea tanto como yo a ella.
-Podemos caminar juntas?, preguntò Aina.
Aina era de pocas palabras a esto se sumaba que no hablaba muy bien el español…., es decir no a la perfecciòn ya que se le entendìa muy bien. Dicha cualidad seducìa a Elline que muy por el contrario en su mente no paraba de parlotear, como una cacatùa…..sus pensamientos parecìan ametralladores.
Aina caminò despacio hacia Elline…la mirò como se mira a la luna, al sol, a una flor, a una estrella, a la nieve, al mar…todo lo maravilloso de la vida. Con asombro y placer la contemplò comprobando su belleza exòtica, su piel sus labios….aquella mujer de tueste le habìa robado algo y desde entonces ya nadie se lo devolverìa. Empezaron a caminar y la arena en sus pies hacìa màs lento el camino.
-Soy Elline y tù?
– Yo, Aina.
-Aina, bonito nombre, de dònde eres?
– De Suecia, y tù de dònde ser?…., disculpa, eres?
-Yo soy de la Habana…. Cuba!
– Oh entiendo, tù nombre no ser de Cuba, o si?
-Tranquila, te entiendo.
– Mi madre es cubana y mi padre norteamericano.
-Ok los dos hacen un buen trabajo contigo. Elline soltò una carcajada y le respondiò: gracias por el cumplido tù tambièn eres muy guapa, seguro te lo dicen muy seguido…..estàs sola aquì en Nerja?
-Oh sì, me gusta viajar sola. Me gusta mucho España.
-Y a mì me gustas tù…pensò Elline: eres hermosa te deseo….mientras en la comisura de sus labios se dibujaba una sonrisa contenida.

A Tí.

Quienquiera que seas, temo que no sigas el sendero de los sueños;
temo que esas ilusorias realidades no se desvanezcan bajo tus pies y entre tus manos;
ahora mismo veo que se separan de ti tus rasgos, tus alegrías, tu lenguaje, tu mirada, tu empleo, tus maneras, tus tedios, tus locuras, tus aficiones, tus actos represensibles;
tu alma y tu cuerpo verdaderos comparecen ante mí, dejando atrás sus asuntos, el negocio, la tienda, el trabajo, las granjas, los vestidos, la casa, las compras, las ventas, la comida, la bebida, el sufrimiento y la muerte.

Quienquiera que seas, pongo mi mano sobre ti ¡sé tú mi poema!
Mis labios te susurran al oído: he amado a muchos hombres y mujeres, pero a nadie he amado más que a tí.

¡Oh!, he sido negligente y he sido mudo, desde hace mucho tiempo debí haberme abierto un camino hacia tí, sólo de ti debí hablar, sólo a ti debí cantar.

Quiero abadonarlo todo para consagrarte mis himnos.
Nadie te ha comprendido, pero yo te comprendo.
Nadie te ha hecho justicia, tú mismo no te has hecho justicia.
No hay nadie que te haya encontrado perfecto: yo soy el único que no ve en tí imperfección.
Nadie que no te haya querido someter; yo soy el único que no aceptará nunca tu servidumbre.
Soy el único que no te impone maestro, ni amo, ni superior, ni Dios, excepto lo que te es intrínseco.
Los pintores han representado grupos alrededor de una figura central;
de la cabeza de la figura central se extiende un nimbo de luz dorada;
pero yo, que pinto miríadas de cabezas, no pinto ninguna que no tenga su nimbo de dorada luz.
¡De mi mano, del cerebro de todo hombre y mujer, fluye por siempre la luz radiante!
¡Oh, podría cantar tus grandezas y tus glorias!
Nunca te has conocido a ti mismo; tu vida entera sólo ha sido un sueño interior;
como si hubieras tenido tus párpados casi siempre cerrados;
tus actos han sido pagados en escarnio
(tu trabajo, tu saber, tus plegarias, si no te han proporcionado más que escarnio, ¿de qué te sirven?).
Pero tú no eres es el escarnio.
Bajo las burlas, en medio de ellas, veo que espías.
Yo te descubro donde nadie te ha descubierto.
Si el silencio, la vestimenta, la jactancia o la rutina te ocultan a los ojos de los demás y a los tuyos, no te ocultan de mí.
Si el rostro rasurado, una mirada fugaz, un color malsano, engañan a los demás, a mí no me engañan.
Yo aparto el vestido llamativo, la actividad vergonzosa, la embriaguez, la codicia, la muerte prematura.

No hay don, en el hombre o en la mujer, que no se ajuste a ti.
No hay virtud ni belleza, en el hombre o en la mujer, que no estén también en ti.
Y ningún placer espero de los demás que no espere de ti.
En cuanto a mí, yo no doy nada a nadie sin darte a ti escrupulosamente lo mismo.
No canto los cantos dela gloria de nadie, ni la de Dios, antes de cantar los cantos de tu gloria.

Quienquiera que seas, ¡reclama tu parte a cualquier precio!
¡Comparados contigo, estos espectáculos de Oriente y de Occidente palidecen!
Si inmensas son estas praderas, si interminables estos ríos: tú eres inmenso y sin fin como ellos.
Estos furores, estos elementos, estas tempestades, estos movimientos de la Naturaleza, estas agonías que parecen presagiar la disolución, eres tú, hombre o mujer, quien eres
soberano o soberana de ellos;
soberano o soberana, por derecho propio, eres dueño o dueña de la Naturaleza, de los elementos, el dolor, la pasión, el aniquilamiento.

Las trabas caen de tus tobillos; descubres en ti recursos inagotables.
Joven o viejo, hombre o mujer, rudo, vil, rechazado por todos, proclamo lo que eres, quien quiera que seas.
A través del nacimiento, de la vida, de la muerte y de la tumba, los medios abundan, nadate ha sido medido;
a través de cóleras, de las pérdidas, de la ambición, de la ignorancia, de la pena, lo que eres se abre camino.

Foto de Walt Whitman (en español).
Llegaron hasta una palmera… Aina se sentò en la arena, respirò profundo atesorando el olor a mar….de su llavero extrajo un descorchador que le habìa regalado su padre en uno de sus mùltiples viajes……abriò la botella y mientras servìa las copas, Elline la miraba….Aina percibiò que una mirada limpia la abrazò con suavidad, el tacto de sus ojos era tibio y desbordaban ternura…invitaba a quedarse en ellos.
-Salud!, dijo Elline
-Hälsa!, dijo Aina en su idioma.
De repente Elline caminò hacia el mar dejando caer su inmaculado vestido, el agua tibia la recibiò amorosa. Sumerjiò su cuerpo y luego la cabeza, despacio, sintiendo còmo el agua abrazaba su cuello, su mentòn, su boca, su narìz, su frente, su pelo, todo hasta el fondo. Aina saboreaba el vino mientras la observaba y algo empezò a latir entre sus muslos…..despuès de varios minutos Elline apareciò convertida en poema de piel, arrastrando por la arena su vestido plizado de encajes majestuosos. Su cuerpo desnudo primavera de luz, tentaba de ansiedad y lujuria contenida. Estaban a solas por fìn, como si asitieran a una cita marcada por el destino y el universo hubiera hecho hasta lo imposible para que aquel momento se cumpliera. No hablaban a pesar de que en sus mentes las frases se les iban escribiendo y gritaban en sus oidos. No era su voz la que querìa sentir….era su cuerpo, sentir su cuerpo y sus manos y su boca y su abrazo, y que fuera su piel la que le dijera todo.
elline morena cerquillo
-Aguantar. Resistir a tocarla por temor a ascender demaciado de prisa del infierno al paraìso. Mariposas se insistìan entre sus piernas, su piel una pàgina en blanco donde escribir el gran poema.
-Aguantar. Esperar que su deseo se convierta en grito, en ave fènix….la ùnica manera de vivir a plenitud es asumir lo que somos, independientemente de lo que los demàs quieran que seamos.
-Que tal si nos quitamos las màscaras del alma?,  las que no se ven pero estàn…las que nos han paralizado durante tantos años.
Elline caminò dos pasos y descendiò quedando una frente a la otra, mirada contra mirada…luego tocò su falda estampada con tacto de algodòn y la recojiò hasta llegar a su ombligo dejando descubierto su sexo cristalino. Estaban cada vez màs cerca….sus rostros respiraban, podìan sentir su aliento tibio…la mano de Elline se acercaba a su boca…iba a tocar su pelo. De repente sus dedos desabrocharon los botones de su escote, las nalgas firmes de Elline se posaron en las piernas de Aina entrelazàndose a sus caderas, las bocas se rozaban…las lenguas esperaban.
Respiràndose sin prisa hasta absorberse enteras. Rosando sus labios, las lenguas entran a tientas en ese espacio silencioso y profundo se escribe una palabra: <Deseo.>  La de Aina responde mojada y deliciosa: <Te esperaba.>
La mulata circulaba encima de las piernas de Aina generando descargas elèctricas con cada movimiento, sus senos se empinaban y recibìan unas manos anciosas que le escribìan: <Sed de besarte.> – Ellos respondìan: <Bebe de mi la vida.> – Su lengua roza su alma: <En ti me quedo.> – La de Aina le contesta: <No te vayas de aquì.>
Piel contra piel, una lucha frontal….aquel deseo erguido entre las dos buscan las manos atadas por las suyas, mientras Aina hipnotizada la miraba… una explosiòn de luz y vida al fin llenaba el vacìo. Necesitaban escapar, volar, elevarse hasta la cima del mundo….palpar la muerte y la vida en un instante. La vida acababa de regalarles un instante.
Esa era la felicidad…..habìan tocado el cielo entre las piernas.
Amor y lujuria,
un suspiro.
playa y sexo

 

 

 

 

 

 

La historia de un sueño (parte 2)

Pasaron varias noches y no pude retomar aquel sueño. La historia de esos mujerones, el cantante, el brasileño que abandonò a su novia en el aeropuerto…bla, bla, bla!, y ni què decir de la nòrdica, aquella sueca…. còmo se llamaba? Ah sí…Ania!…Ailin ……mmm no!, se llamaba, Aina…..Si!! . Recuerdo que antes, hace no mucho tiempo atràs, solìa obligarme a mí misma a seguir durmiendo para no desengancharme de cualquiera que fuese el sueño que estaba teniendo, sòlo cerraba mis ojos y ahì estaba la continuaciòn…que èxtasis sentìa!. Era como tener dos vidas, es igual. Yo decidí soñar despierta, la continuación de esa historia que logrò hacerme confirmar, que los ojos tambièn sonrìen.

Nerja – Andalucía, 9pm.

Playa Calahonda 

nerja-andalucía

Tras marcharse de aquella cafeterìa, Elline habìa decidido que ya era hora de su encuentro flamenco con aquel bohemio, con barba de juerguista y habanos.

– Serà mejor que me distraiga un poco, aquì se vino a disfrutar!, no a………….., a què?, a enamorarse?……, què tonterìa!. Elline se sentía cansada, cansada de arrastrar su yo. Ese yo que a veces aparecía y le negaba cualquier tentativa de remontar su existencia. Quería ser como todos. Ilusionarse con algo, sonreír, tener ganas de vivir y disfrutar. Acallar su mente, sus pensamientos, su alma. Llevar lo imaginado a la realidad. Qué fácil habría sido, por ejemplo, no pensar; no indagar sobre nada. Abandonarse en la sencillez de los analfabetos. Creer, no cuestionar, dejarse impresionar por el canto de un pájaro, la risa de un niño. Mirar alto y encontrar en las estrellas muertas la luz de la vida. Pero se sentía lejos de todo, lejos de la verdad y la mentira. Estaba en medio de dos párrafos, a años luz de la tierra. Todo lo había matado su primer dolor.

Caminó por aquellas calles de Nerja, un municipio de Málaga y el pueblo más oriental de la comarca. Nerja (Narixa), que significa {fuente abundante} y es el origen del nombre actual, sin duda uno de los destinos preferenciales pertenecientes a la costa del sol., caminó hasta el centro del pueblo, ahí estaba el Balcón de Europa..un mirador con imponentes vistas al mar. El nombre de  “Balcón de Europa” fué propuesto por el Rey Alfonso XII en 1885, lo bautizó así porque al asomarse parecía como si Europa terminara ahí.

Elline, cerraba sus ojos y un embriagante olor a pescados frescos y frutos tropicales invadía sus sentidos. -Cabrito a la nerjeña…? ese es uno de los platos típicos que mencionó mi padre, debo de probarlo. -Esa es una de las cosas por hacer que escribí en mi lista; “Cosas que debo de hacer antes de morir…”, era algo así como: comer, rezar y amar..uno de los éxitos de Julia Roberts…, valla! qué mujer más bonita, me encantan esos hoyuelos que se le dibujan en las mejillas, esa sonrisa amplia, y sincera. -¿Porqué doy tanto valor a la sonrisa? Una vez me dijeron que la mía era la sonrisa más hermosa que habían conocido….., ahora pienso que esa frase fué una especie de maldición! pues nunca más volví a sonreír asì. En algunas ocaciones se le ha parecido mucho…Oh Dios! cuantos pensamientos, necesito acallar mi mente.

Después de una larga caminata por la playa de Calahonda, de observar  sus casas antiguas, los almacenes construidos en las rocas, y los pescadores reparando sus redes, para luego zarpar y traer esos almuerzos y cenas que tanto disfrutaban los turistas, Elline se dirigió al bar donde su amigo ofrecería un repertorio de artistas españoles. Elline se detuvo unas cuadras antes y de su bolso sacó un lápiz labial con tono coral que le había regalado su mamá para su cumpleaños….adoraba ese labial. Hacían que sus carnosos labios se robaran la atención de todo al que de frente se plantara, sus palabras salían como si fueran un vals, mientras sus labios abrían paso, despegándose sutílmente para pronunciar su acento caribeño…. sacó un pequeño espejo y plasmó la sensualidad en color. Al entrar en aquel bar un submundo se abría para ella, la música que envolvía a ese lugar era un tema ochentero, interpretada por uno de los cantantes más populares de ese entoces y es que para Elline todo lo antiguo llamaba su atención, siempre pensó que no era de esta época, estaba convencida de que en su otra vida ella había sido una especie de NINFA, que se desnudaba despreocupada en medio de paisajes luminosos y amables.

Elline, caminó por la pequeña pista, mientras las luces jugaban con sus contornos, parecía una diosa bajada del mismísimo cielo, una deidad femenina en contraste con las deidades masculinas conocidas como “dioses”. Muchas religiones y culturas adoraron a diosas así, y se las relaciona con atributos aparentemente masculinos: con la guerra, la caza, la dominación, la violencia y el poder, con el espíritu perfecto y la sexualidad autónoma.  Además, la diosa representa el principio de la muerte, con lo que por una parte se representa conceptualmente que la que da la vida, también quita la vida. De repente uno de los camareros interrumpió sus mágico andar.

– Señorita, buenas noches. Disculpe es usted Elline?…

-Sí, porqué?, disculpe usted, ha sido fácil reconocerla. Don Alvaro me ha dicho que su invitada vendría de blanco, y la describió tal cual.

-Tal cual?…..

-Sí!, tal cual, me dijo que era una morenaza despampanante, vaya que tiene razón! Ole! es usted una de las morenas más guapas que ha visitado este lugar. Elline no entonó palabra alguna, y hasta su silencio era hechizante.

-Joder, disculpe usted señorita, acompáñeme por aquí, su amigo ha reservado un lugar para usted, pida lo que desee, con gusto la atenderemos, bienvenida y disfrute su noche!….el camarero nervioso y atolondrado se marchó.

-Disfrute su noche?…Ja!! qué habrá querido decir este chico?….disfrutar la noche……que frase tan……, y antes de que volvieran a aparecer todas esas preguntas y pensamientos en su cabeza, una voz la interrumpió….

-Mujer!!!! Mujer!!!! por Dios!! pensé que nunca llegarías!, déjame verte…..pero qué preciosa estás!!, qué gustito me da verte mujer!, ven pa cá, déjame darte un beso. Alvaro parecía poseído, estaba alegre….le sonreían los ojos, en su ropa el olor a pucho y a whisky importado, era una marca registrada en su andar, su perfume personal, que quedaba registrado en el aire a su paso; un galán de paso, se decía que estaba casado, que era viudo, divorciado, en realidad nadie sabía la verdad, se decía que había sido policía, milico…su andar seductor y presencia abrumadora, hacía que todas las féminas se lanzaran a sus brazos. Nacido en Temuco,- Chile, estudiò hasta la secundaria, y luego en su afàn de buscar su destino…, como todo adolescente, emprendiò un viaje por las distintas provincias del pais. Estudiò filosofìa y letras en Santiago, pero no le convencìa quedarse ahí, luego de recibirse a los 25 años, decidiò venir hacia aquí. A la madre Patria,trabajò en miles de cosas, en supermercados, de mesero, escribiò en un diario. Apenas arribò a la ciudad de Màlaga, buscò trabajar de lo que querìa realmente. Su sueño era dar clases de filosofìa. Logrò un puesto de profesor en la facultad pùblica, donde entre sus alumnos viò a una chica especial, tenìa algo distinto a todas las mujeres que habìa conocido, ella se llamaba Isabella. Èl decìa que su nombre realmente demostraba lo que significaba: una persona consagrada a Dios. Ella estaba estudiando filosofia de 3º año, se conocieron, se encontraban despuès de las clases a escondidas, no era bien vista esa relacion, pero què importaba, lo que otros dijeran, ellos consumìan su amor, de una manera adictiva, apasionante….se volvìan uno sòlo y al unìsono lograban entonar la majestuosa sinfonìa orgàsmica jamàs experimentada.
Tras 3 años de relaciòn a escondidas , ella se recibiò y tuvo la oportunidad de ir a vivir a Madrid. Cuando èl lo supo, renunciò a su trabajo de profesor, para irse con ella, pero por cuestiones de tiempo ella emprendiò el viaje antes de lo planeado, èl viajarìa dos dias despuès.
Luego de la despedida en la terminal prometièndose verse en escasos dias, partiò Isabella, a las once de la noche…. mientras èl volviò a su casa para arreglar los ùltimos tràmites y poder irse tranquilo en la noche, pocas horas despuès de que Isabella haya salido de viaje, una gran tormenta comenzò en la ciudad y alrededores afectando rutas y caminos, èl si bien estaba intranquilo por su amada, confiaba en que no iba a tener problemas durante el viaje, por lo cual se acostò a descansar. Esa noche un llamado de la policìa le diò la noticia màs devastadora que alguien podia recibir, el autobùs donde ella iba habìa chocado e Isabella no habìa logrado salvarse debido a los golpes que habìa recibido por el impacto. En ese momento Alvaro se quiebra, pero se repone ràpido “un bohemio no llora, carajo!”. Nunca pudo sobreponerse a esa pèrdida, fuè devastadora, por lo cual dejò de creer en el amor, la vez que amò perdiò todo y nunca màs lo volverìa a hacer, no lo soportarìa.

Elline, le dibujò dos besos en la cara, y susurrò a su oido:

-He venido a escucharte, sorprèndeme!

-Claro que si mi morenaza!, venga pìdete una copa, y bèbela a mi nombre, esta noche voy a deleitar tus oidos, harè que te enamores de mi!

-Alvaro, ya sabes que somos amigos, nada màs!

-Que sì mujer, sòlo estoy de cachondeo…aunque el amor empieza por la amistad!… ja ja ja, venga ya! quita esa cara de susto, que esta noche espantarè todos tus miedos.

Alvaro y Elline se conocieron por casualidad hace tres años, en el restaurante donde trabajaba Alvaro, cantando para sus prestigiosos clientes, el restaurante era visitado por gente del espectàculo, muy famosos. Desde Rosario Flores (hija de Lola Flores, la Faraona), hasta Alejandro Sanz, y una innumerable lista de aficionados y reconocidos escritores. En aquellos tiempos Alvaro empezaba a ser contratado por quienes apostaban por su imponente y ensordecedora voz. Elline una hija de familia adinerada, vacacionaba todos los veranos y desde entonces Elline y su amigo bohemio se encontraban en cualquier punto de España, para disfrutar juntos de una buena y sincera amistad. De esas que ya nadie cree, o al menos que ya nadie cree que entre un hombre y una mujer pueda exitir sòlo una amistad.

Elline, ordenò un Gin tonic, mientras a su mente vino aquella sensaciòn en su espalda al sentir el suave roce de un murmullo. Aina, la bella Aina..se habìa convertido en un crucigrama de emociones, y fantasias.

-Dònde estarà? se robò mi ausencia, y ahora estoy presente………esperando por ella, sin tan siquiera saber si la volverè a ver, seguramente mañana se marcha, o a lo mejor me marcho yo primero. A lo mejor me voy robàndome su alma. Siento ganas de reir, por Dios!, què hermosa es!.

De repente un silencio lo invadìa todo….

-Buenas noches…damas y caballeros, es un honor para mi estar aquì esta noche con ustedes disfrutando de esta hermosa playa. Esta noche estoy màs inspirado que nunca, pues ha venido a visitarme mi gran amiga del alma….la morenaza màs guapa que han visto mis ojos. Este repertorio va por ella!……….

-Aplausos!!….-

Mientras Elline, se deleitaba con los alaridos aflamencados que entonaba el filòsofo bohemio, pensaba en esta frase de la canciòn de Diego el Cigala….. . Complemento de mi alma…..complemento de mi alma?.

-Què frase tan enigmàtica!. En realidad existe el complemento para cada alma?. Recuerdo que Sofi siempre me decìa que yo era su alma gemela, yo como siempre tan incrèdula soltaba carcajadas o exclamaba alguna frase hecha como: Gracias, eres muy linda! y hasta ahora, nunca me he planteado la posibilidad de que exista un complemento para el alma. Mirò a su alrededor, y estaban todos los enamorados, abrazàndose, entrelazando sus lenguas, engullèndose las amìgdalas, abrazàndose la piel, consumiendo sus miradas enamoradas y còmplices, què prometìan amor eterno. Corazones encerrando iniciales, frases de despecho y juramentos rotos, que tenìan el peso de los amores contrariados.

Se entretuvo un rato miràndolos. Cuàntas palabras decìa la gente cuando estaba enamorada y cuàntas cuando estaba despechada!. Miràndolos se diò cuenta de que sumaban lo mismo. Igual cantidad de amor y desamor. El càlculo era bueno, las miradas lo certificaban. El enamoramiento y el despecho tenìan algo en comùn: los dos se gestaban en las vìseras y reventaban sin pasar por el intelecto, y razonamiento…..

La Diosa de Ebano se dejò llevar por la nota ronca y triste de Alvaro, la guitarra y èl actuaban como un bàlsamo sobre su alma. A pesar de estar amortajada por sus pensamientos, en su interior sentìa un calor que la envolvìa ya no habìan voces atormentàndola, sòlo existìan su Gin tonic, el cantante y ella…..Aquellas canciones se replagaban y le daban una tregua. Los recuerdos por un instante, la dejaban en paz….Y si todavìa quedaban cosas por vivir que aùn no conocìa?. Y si como èl, se convertìa en otro ser errante de la noche?. Dònde estaba la paz?

-Aplausos…!

-Damas y caballeros, hacemos un receso de la primera parte de este repertorio, es un gusto para mi deleitaros a ustedes los enamorados, los desenamorados, los despechados, los amantes y los bohemios como yo….como decìa Pablo Neruda en 20 poemas de amor y una canciòn desesperada:

Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,

te pareces al mundo en tu actitud de entrega.

Mi cuerpo de labriego salvaje te socava

y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros

y en mí la noche entraba su invasión poderosa.

Para sobrevivirme te forjé como un arma,

como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.

Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.

Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!

Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistirá en tu gracia.

Mi sed, mi ansia sin limite, mi camino indeciso!

Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,

y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

-Aplausos…!

En unos instantes, interpretarè el segundo repertorio, esperando volver a veros..amigos mios.

Alvaro se levantò de su silla, y abandonò el escenario..

– Mi negra!, te ha gustao?, -Salud! brindemos por esta playa maravillosa que, promete muchas cosas!

-Salud!..dijo Elline. y sus ojos volvieron a sonreìr..

-Ya regreso morena..

Pasaron varios minutos y Elline se levantò de su arrinconada mesa, acomodando su escote, aquellos pequeños y respingados senos que acalorados se hacìan notar, dando aviso de su èxtasis, transformados en dureza. Se dirigiò al tocador, luces tènues y olor a oliva emanaban de la cocina, de repente…. escuchò un jadeo, alaridos atajados, voces susurraban…

-Calla, mujer, que no nos vean! . Elline se acercò curiosa y una cortina hecha de bambù, daba paso a la escena màs eròtica jamàs vista por sus aceitunados ojos….

Ahì estaba su amigo, erguido frente a la rubia despampanante, la brasilera que hasta hace algunas horas atràs, la habìa deleitado con su galanterìa femenina, aguardando su presa cual loba feròz queriendo seducir a la nòrdica, aquella nòrdica que ahora era protagonista de su mayor fantasìa eròtica.

alvaro

Elline, trèmula y con su corazòn palpitante, observaba a su amigo…què manos!. Nunca habìa percibido que Alvaro tuviese las manos tan grandes y traviesas! tomaba de la cintura a la brasilera de una forma…… que parecìa interpretar los màs exòticos tangos jamàs vistos, la agarraba con tal fuerza que parecìa quebrarla en un sòlo apretòn! Su mirada….oh Dios! Su mirada parecìa bajada del mismìsimo infierno, aquèl hombre se transformaba en una especie de Marquès de Sade escribiendo su màs famosos libros.

“Algunas mujeres gritan histéricamente, otras, dominadas por un fuerte temblor, se arrojan al piso donde se revuelven sin parar. Otras mujeres han empezado a desnudarse en tanto lanzan gemidos de intenso e insatisfecho placer (todo, consecuencia de la pócima afrodisíaca suministrada por Sade). Pero no son ellas las únicas en sufrir esa extraña enfermedad colectiva. También los hombres van de aquí para allá, como perros rabiosos, gesticulando, gritando obscenidades y luego… Luego se suceden escenas del más crudo sexualismo. […] Una mujer casi completamente desnuda se asoma al balcón ofreciéndose a los hombres, otras siguen su ejemplo, una de ellas, más frenética que otras, se lanza de cabeza al vacío.”

Esa era la reacciòn que provocaba en Christina, la despampanante brasilera a la que tenìa sodomizada. Mi amigo la besaba con canibalismo, con sed, con hambre, con temblor, con voracidad, con hombrìa y mientras la devoraba con esa boca hambrienta, Christina abrìa sus muslos temblorosos, emanando un fuego que Elline lograba ver en su retorcida mente. El bohemio la aprisionò contra sus caderas, y la alzò como si de un exorcismo se tratase….su boca bajaba alocadamente por su canalillo pretuberante, Alvaro enloquecìa y jadeaba de placer, su rostro se perdìa en aquellos grandes senos, dejando a la vista sòlo su encaracolado cabello negro.

-Màsssss! 

-Meu homem gostoso!

-Faz amor comigo, meu amor..meu homem safado!

Alvaro explotaba y en marcha caballerisa, cual toro embistiendo hacìa que Christina se estremeciera, clavando sus largas uñas rojas en aquèl cuerpo fornido y virìl

De repente una descarga elèctrica, con sus labios entreabiertos y su boca a punto de suspiro…

-Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.

Mejor no abrir los ojos, en ese mundo invisible sòlo la piel le confirmaba su estancia en la tierra.

Elline se saboreò sus labios y con extremo cuidado se alejò de los bambùes para no ser descubierta, al salir….su mirada aturdida chocò con aquellos ojos color cafè, ese ser que le habìa robado el aliento….la hermosa Aina.

 

 

Continuarà…….